sábado, 27 de diciembre de 2008

El Obispo de la Concepción y sus dispensas matrimoniales

La dispensa matrimonial era un tipo de documento histórico desconocido por mí, hasta que llegaron a mis manos diez ejemplares conteniendo información de mis ancestros paternos, antecedentes que datan desde el año 1835 hasta el año 1894. El leer aquellos antiguos documentos manuscritos me proporcionó conocimiento sobre edades de los novios, sus padres, domicilios, parientes, situación o estado social, entre otros datos, los que me han seguido ilustrando en la comprensión de quiénes eran mis antepasados, las circunstancias en las que se encontraban, y los trámites que necesitaban efectuar al momento de querer contraer matrimonio.


Me vi obligado a buscar el significado de "dispensa". Lo primero fue ubicar la palabra en un diccionario. El "Diccionario Enciclopédico Espasa", de la Editorial Espasa Calpe S.A., en su décimo tercera edición, abril 1998, expresa: "dispensa. f. Privilegio, excepción graciosa de lo ordenado por las leyes generales. 2 fig. Instrumento o escrito que contiene la dispensa."; y la voz "dispensar. (l. dispensare.) tr. Dar, conceder, otorgar, distribuir. 2 Eximir de una obligación, o de lo que se quiere considerar como tal. Ú.t.c. prnl. 3. Absolver de falta leve ya cometida, o de lo que se quiere considerar como tal. Luego busqué en internet, hallando el buen blog Apuntes de genealogía, en la que encontré una explicación muy interesante sobre el asunto.

Los documentos originales que se encuentran en mi poder hablan de solicitudes de dispensas por impedimentos dirimentes e impedientes. Las dispensas dirimentes se referían principalmente a evitar la nulidad del matrimonio, una vez efectuado éste, y los impedientes a "saltarse" una prohibición que no anulaba el matrimonio, todo ello según lo dispuesto en los impedimentos canónicos de la ley eclesiástica de la religión cristiano católica.

Solicitud de dispensa de mis bisabuelos paternos


Aunque la solicitud se efectuaba al cura de la parroquia, en la que residía al menos uno de los novios, la dispensa era otorgada por la autoridad eclesiástica superior, es decir el Obispo de la diócesis, por lo que los antecedentes eran enviados a la sede del Obispado. He observado, en los documentos que tengo, que los antecedentes presentados en la solicitud de dispensa conformaban un verdadero expediente, a la usansa de los antiguos tribunales de justicia. LOs que tengo conmigo contienen la solicitud del novio, en la que se explicaba el motivo por el que se quería contraer matrimonio; el interrogatorio a testigos juramentados, del lugar de residencia de los contrayentes; un interrogatorio a los pretendientes, acerca de la libertad para contraer matrimonio (no estar obligados por algo o alguien), o para verificar que no hubiera otro compromiso previo con alguna otra persona (otros esponsales); el consentimiento de los padres, o, a falta de éstos, de otro pariente cercano; y la dispensa concedida, que está registrada al final del expediente, con la firma del Obispo, o en su ausencia por el Vicario General, y la firma del secretario. Normalmente el cura párroco, al final, dejaba constancia escrita de haberse efectuado el matrimonio.


Varias dispensas otorgadas a ancestros míos fueron fueron expedidas durante la época en la que el Obispo don José Hipólito Salas era la autoridad máxima del Obispado de la Concepción (1854 a 1883), en cuya jurisdicción se hallaba la Parroquia de la Santísima Cruz de Bulnes. Este antecedente lo encontré, como otros, en forma casual al hojear un libro titulado "Historia de Concepción", que estaba en un librero que tiene sólo volúmenes sobre leyes y decretos leyes, pertenecientes a mi empleador. El hallazgo me hizo pensar en la necesidad de asociar personajes públicos a la vida de mis antepasados, lo que incorporaré en el libro de historia familiar que me encuentro escribiendo.

Obispo don José Hipólito Salas (1812-1883)

domingo, 7 de diciembre de 2008

Centro de Historia Familiar: Encontrando ancestros

Desde el miércoles 15 de octubre de 2008 estoy prestando servicio voluntario como Director de un Centro de Historia Familiar de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en la ciudad de Temuco. Ya tenía experiencia previa en la búsqueda de infomación relacionada con la historia de mi familia, lo que me ha permitido motivar y ayudar a otras personas que desean conocer sus orígenes. Ahora, al prestar servicio en un Centro de Historia Familiar, puedo ayudar con más y mejores medios a los interesados en sus ancestros, ya que desde aquel lugar es posible acceder a fuentes de consulta que no existen en otro lugar, como por ejemplo a microfilms que contienen lo registros de muchos millones de personas ya fallecidas. La gran utilidad de este medio analógico (la microfilmación) está siendo reemplazado por una base de datos de imágenes digitales y por el trabajo de indexación que están realizando voluntarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y voluntarios no miembros de aquella organización religiosa, que tienen interés en la genealogía y en la historia familiar. Mediante la indexación se están convirtiendo aquellos datos que aparecen en los documentos originales fotografiados a imágenes digitales, a los que se podrá acceder en el futuro próximo a través de una base de datos de acceso público a través de internet, creada en el proceso de indexación. Mientras aquello se está produciendo, es posible acceder aún, en un Centro de Historia Familiar, a la información mediante el método de visualizar las imágenes con una tradicional máquina lectora de microfilms.

El creador de este blog en la oficina del Centro de Historia Familiar de calle Los Pioneros 1745, en Temuco

Revisando, por pura curiosidad, el contenido de varios microfilms que contienen información del Registro Civil de Temuco desde el año 1886 hasta el año 1901, encontré abundante información histórica relacionada con los acontecimientos de nacimientos, matrimonios y defunciones inscritos en aquella primitiva oficina gubernamental de la ciudad, como por ejemplo, que los acontecimientos antes mencionados acaecidos entre las localidades de Lautaro - por el Norte - hasta Freire - por el Sur- se registraban en Temuco, por ser la única oficina existente para esos efectos. Los fallecimientos se producían principalmente por enfermedades infecciosas pulmonares y gástricas, por ahogamientos en los cauces de ríos y canales, y por crueles asesinatos de colonos chilenos y extranjeros a manos de bandidos. En el año 1890 se produjo una plaga de viruela que causó el fallecimiento de muchos niños, adolescentes y hasta adultos; estando lás páginas del registro de defunciones llenas de inscripciones de muertes causadas por esa enfermedad infecciosa. La causa de la muerte de una persona era a veces descrita de una manera que ahora pareciera poco profesional o sin conocimiento del correcto nombre técnico o científico, y hasta jocoso. Así hay muertes "de vómito", "fiebre", "de diarrea", "calentura", "de pasmo", "acuchillado", "de ataque cerebral", "se ignora", "a bala", "de empacho", etc.

Así es como llegué a las defunciones acaecidas en el mes de octubre el año 1891, y para mi sorpresa, por mi más absoluto desconocimiento, descubrí que el día seis de octubre de aquel año había fallecido en la ciudad de Temuco una tía bisabuela mía, doña Rosalía Aguilera Marchan, una hija de mis tatarabuelos Frutos Aguilera y Rosario Marchan, todos originarios de la ciudad de Bulnes. Los Aguilera son mis antepasados por línea de mi abuela paterna, a quienes pude encontrar gracias a la labor de don Raúl González Allende (Q.E.P.D.), creador y el entonces responsable del Museo Municipal de Bulnes. Este dato es una confirmación de la gran corriente migratoria de chilenos naturales de la Provincia de Ñuble que vinieron como colonos a probar suerte a la Araucanía, verdaderamente incorporada al resto de Chile mediante la construcción de la vía férrea que atravesó bosques y ríos de esta región. Esta tía abuela, al fallecer, ya era viuda de don Pedro Lillo Marchan, natural de Chillán, inscribiendo la defunción un hijo de ellos llamado Juan Misael Lillo, de 30 años de edad, de oficio comerciante, residente en la ciudad de Temuco.

Fotografía captada de la imagen proyectada por la lectora de microfilms

Este descubrimiento "accidental" me provoca, más ansias aún de saber acerca de mis antepasados, a lo que me ayudará los servicios que provee gratuitamente el Centro de Historia Familiar a usuarios miembros y no mienbros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Actualización: 12 de diciembre de 2008

La revisión de la inscripción de la defunción de mi tía bisabuela Rosalía Aguilera Marchan me hizo buscar en un microfilm con información de defunciones inscritas en el Registro Civil de Temuco, anteriores al año 1891, para encontrar la constancia del fallecimiento en la zona del marido de doña Rosalía, don Pedro Lillo. Efectivamente, al revisar el índice de inscripciones del año 1890, hallé que don Pedro José Lillo también había fallecido en Temuco, de una pulmonía. Inscribió la defunción su hijo don Juan Misael Lillo, el que señaló que su padre era comerciante, domiciliado en calle A. Varas número 7 de la ciudad de Temuco.

De seguro que deben haber descendientes del matrimonio Lillo Aguilera, además de Juan Misael ,o, al menos, posibles descendientes de éste en la zona.

Gracias a la microfilmación efectuada hace un par de décadas atrás, he podido acceder a estos antecedentes que me permiten ir creando una visión general de lo acontecido a integrantes de la familia Aguilera, al salir de su terruño ancestral en la Provincia de Ñuble, y ser partícipes de la colonización de Araucanía desde fines del siglo diecinueve.

martes, 2 de diciembre de 2008

Sector Quinquer, hoy Licanco y Metrenco.

Siguiendo con mi reconocimiento de los lugares en los que, bajo de la dirección del joven ingeniero belga Gustave Verniory, se efectuaron las obras de construcción de la vía férrea entre Temuco y Pitrufquén, entre los meses de agosto del año 1895 y octubre de 1898, he visitado el tramo de vía férrea que hay entre un viaducto ubicado en el sector Licanco Grande hasta la Estación Metrenco.
Viaducto en el sector Licanco Grande

Aunque he leído y vuelvo a leer las páginas del libro "Diez años Araucanía 1889-1899", no logro interpretar la información que Gustave Verniory señala en su bitácora. Sus indicaciones no concuerdan con la topografía actual, o ¿será que se equivocó al mencionar la toponimia?. En el mes de julio del año 1895, refiriéndose al proyecto del trazado ferroviario más allá del río Cautín, en Temuco, el ingeniero belga señala: "Hasta el río Boroa, donde deberá construirse un puente muy grande de albañilería, los terraplenes no serán muy complicados, pero al otro lado las dificultades van a comenzar. Allí, en el lugar llamado Quinquer habrá que hacer una larga y profunda zanja en un terreno muy duro, que exigirá el empleo de la pólvora, y en seguida un túnel de 200 metros de largo antes de llegar al río Quepe, que está a unos doce kilómetros de Temuco." La geografía del sector muestra que los únicos ríos existentes al sur de Temuco son el Cautín y el Quepe, por lo que entre ambos no existe otra corriente acuífera de importancia, como para ser nombrado 'río'. El río Boroa existe, pero en la actual comuna de Toltén, zona costera de la Araucanía, a más de 80 kilómetros de Temuco. No queda más que hacer conjeturas: Verniory se equivocó, y en vez al nombrar el río Cautín lo señaló como Boroa, o que el Boroa sea el actual río Quepe. En sus escritos del mes de septiembre de 1895 señala: "Instalamos la primera faena a tres kiómetros al sur del río (Cautín), para preparar la plataforma de la vía entre el Cautín y el río Boroa."

El túnel excavado en Quinquer

Bueno, de lo que sí hay más claridad es lo relativo a las obras en el sector llamado Quinquer. En febrero del año 1896 Verniory escribió: "El proyecto elaborado por la Comisión el Gobierno prevé un túnel de 200 metros que me parece puede evitarse desviando el trazado un poco hacia el este a través de la selva. Había pedido al ingeniero jefe don Luis Adán Molina hacer estudiar esta variante, pero la brigada especial está siempre ocupada más allá del río Quepe. Aprovechando las semivacaciones que me procura la cosecha - de trigo -, propongo a don Luis Adán hacer yo mismo el estudio. Veo allí una doble ventaja: primero, un acortamiento del trazado; en seguida, y esto es para mí lo más importante, una mayor utilidad para la empresa. En efecto, los precios unitarios fijados en el contrato para la excavación el túnel, me parecen poco remunerativos. Por otra parte, en el proyecto actual no hay compensación entre las excavaciones y los rellenos, de modo que una enorme masa de tierra proveniente de la formidable excavación de Quinquer no tendría utilización en terraplenes, y deberá dejarse depositada; perderemos de obtener su pago como excavación y relleno. Por supuesto, no hago valer sino el primero de los argumentos. El ingeniero jefe Molina acepta mi proposición. Me envía sus ingenieros Cuevas y el "Quichua", proporciona el material de campamento y los instrumentos topográficos necesarios. Vamos a instalar todas nuestras tiendas a orillas del Quepe. Durante más de un mes viviremos en tierras indígenas, en relaciones continuas y cordiales con los indios."

Doña Leudora del Carmen Painén, descendiente de los mapuches que vivían en el sector Quinquer

Luego, en marzo del año 1896, indica: "La cosecha he terminado; nuestros carrilanos han vuelto al redil y la actividad reina de nuevo en todas partes. Se trata de dar un fuerte empujón antes de la llegada de las lluvias de invierno. Los trenes atraviesan mientras tanto el río Cautín y llegan al río Boroa, donde descargan las piedras para el puente de mampostería, cuyas excavaciones están listas. Como esta faena es muy importante y durará muchos meses, construimos sobre el río un puente provisorio de madera."

Puente ferroviario ubicado a unos 400 metros al Norte del río Quepe

En su reporte de lo acontecido en los meses de junio y julio de 1896, dice: "Matías Provost está ocupado en la construcción de un puente provisorio de madera sobre el río Quepe. Es una obra importante. Este año las lluvias son violentas, dificultan los trabajos y hacen más duras mis inspecciones más allá del Quepe". En agosto de 1896, escribió: "La vía férrea está siempre detenida por la zanja de Quinquer que está lejos de terminarse. Envío a Alfred - hermano de Gustave Verniory - para activar los trabajos."

El promontorio rocoso de Quinquer, conocido hoy como la Cantera de Metrenco

La entrada a la cantera

Derrumbe que bloqueó el acceso al túnel de la cantera

En octubre de 1896, relata: "Alfred está todavía en Quinquer, donde la excavación de la enorme trinchera continúa. Se excava hasta el nivel de la plataforma pozos de minas que se hacen estallar con pólvora o dinamita." En noviembre de 1896 nos cuenta: "La formidable excavación de Quinquer por fin está abierta, y el largo terraplén que la sigue está a su altura. Por otra parte, el puente provisorio sobre el río Quepe está terminado. Podemos entonces poner de un golpe los rieles hasta la estación de Quepe, al otro lado del río. Ahora que podemos llevar la piedra de Cuyanquén - cantera al norte de Lautaro - al Quepe, hemos comenzado la albañilería del puente definitivo."

El otro acceso al túnel de la cantera, hoy bloqueado
Acceso al túnel bloqueado, ya despejado de un poco de vegetación

Aún me sigue dando vueltas en la cabeza el 'famoso' río Boroa, entre el Cautín y el Quepe. Necesitaré ver un plano de aquella época para identificarlo, ya que hoy no existe en otra corriente de agua entre el Cautín y el Quepe.

Mi recorrido, en mi bicicleta por la línea férrea, me llevó hasta otro viaducto ferroviario hecho con ladrillo y piedra, ubicado a unos dos kilómetros al Norte de la estación de Metrenco, y al pequeño puente que pasa por sobre el estero que se encuentra a unos 200 metros de la entrada de la estación en la que mi abuelo trabajó entre los años 1911 y 1912.

Viaducto al norte de Metrenco

Puente sobre el estero Metrenco, 'aguas lentas', en mapudungún. Al fondo se observa la estación de Metrenco.
video

sábado, 1 de noviembre de 2008

Puente ferroviario y Estación Quepe

Me gusta hacer vívida la historia, especialmente aquella relatada por las mismas personas que participaron en los hechos. Ya he mencionado anteriormente el relato de la construcción de la vía férrea entre Victoria y Pitrufquén, en la Región de Araucanía, que dejó registrado el ingeniero belga don Gustave Verniory en su bitácora, que ha sido publicada bajo el nombre de "Diez años en Araucanía 1889-1899". Escribí en un post anterior sobre la construcción del puente ferroviario sobre el río Cautín, al sur de la ciudad de Temuco, y ahora me referiré al puente sobre el río Quepe y a la construcción del edificio de la estación ferroviaria de esa localidad.

Al regresar en bus desde la pequeña ciudad de Gorbea, hace casi dos meses atrás, observé desde la carretera la característica estructura de una estación ferroviaria en la localidad de Quepe, entonces vino a mi mente la idea de visitar aquel lugar. Lo mismo aconteció con la ex estación de Metrenco, en la que descubrí que mi abuelo ferroviario había trabajado hacia los años 1911 o 1912. Esta localidad ya pude visitarla, y me faltaba ir hasta Quepe. Luego de ponerme de acuerdo con un par de amigos, y manifestándoles el por qué de mi interés de viajar hasta aquel sitio, ayer viernes 31 de octubre recorrimos la ruta que nos llevó hacia aquellos sitios que describió Verniory en su bitácora.


A continuación transcribo las palabras del ingeniero belga, que describen los acontecimientos relacionados con la construcción de la vía férrea en el sector que me interesa dar a conocer en este post.

"Julio de 1895... En la ribera sur se ha construido un pueblo llamado Ultra Cautín - (hoy Padre Las Casas) -, que tiene ya cierta importancia. Hasta el río Boroa, donde deberá construirse un puente muy grande de albañilería, los terraplenes no serán muy complicados, pero al otro lado las dificultades van a comenzar. Allí, en el lugar llamado Quinquer habrá que hacer una larga y profunda zanja en un terreno muy duro, que exigirá el empleo de la pólvora, y en seguida un túnel de 200 metros de largo antes de llegar al río Quepe, que está a unos doce kilómetros de Temuco. El río Quepe, que desciende del volcán Llaima, ya engrosado por el río Huichahue, que viene del volcán Questrudugun y por el río Temuntuco, es el afluente más importante del Cautín. Su travesía exigirá primero un puente provisorio de madera y después uno definitivo metálico, de un solo arco de 70 metros. Hasta aquí el terreno era poco boscoso. A partir del río Quepe, es la selva en todo su esplendor. A un kilómetro de la ribera, se creará la estación de Quepe en pleno bosque, atractivo para una futura ciudad." "Septiembre de 1895... El buen tiempo ha llegado y podemos comenzar los terraplenes más allá del Cautín. Para pasar nuestras líneas y vagones Decauville y el resto de nuestra material y útiles, estamos forzados a utilizar la balsa, lo que nos hace perder mucho tiempo. Instalamos la primera faena a tres kilómetros al sur el río, para preparar la plataforma de la vía entre el Cautín y el río Boroa. Aquí los terraplenes y desmontes no ofrecen dificultades, y el avance será rápido porque los carrilanos no faltan en esta época del año. Una segunda faena, mucho más importante, se establece en Quinquer. Ésta tendrá una larga y ardua labor. Se trata de excavar una trinchera de dos kilómetros, en algunos puntos de más de diez metros de profundidad. Pero bajo una capa más o menos espesa de tierra vegetal, los sondajes muestran un conglomerado de guijarros muy duros unidos por una especie de cemento que será necesario atacar con pólvora." "Febrero de 1896... Vamos a instalar todas nuestras tiendas a orillas del Quepe. Durante más de un mes viviremos en tierras indígenas, en relaciones continuas y cordiales con los indios." "Marzo de 1896... Los trenes atraviesan mientras tanto el río Cautín y llegan al río Boroa, donde descargan las piedras para el puente de mampostería, cuyas excavaciones están listas. Como esta faena es muy importante y durará muchos meses, construimos sobre el río un puente provisorio de madera." "Mayo de 1896... Creo una nueva faena al otro lado del Quepe. Una legión de leñadores va a invadir la selva que debe ser cortada en todo el largo de la línea en 50 metros de ancho. La organización de estas faenas sucesivas me va a obligar a numeroso viajes a caballo por senderos difíciles y barrancas peligrosas en la inmensa selva." "Junio y Julio de 1896... Los pilotes y estribos del puente definitivo sobre el Cautín están ya terminados. Se anuncia que Creusot enviará pronto la parte metálica. La misma firma también debe proveer las partes correspondientes a los puentes sobre el Quepe y el Toltén. Matías Provost está ocupado en la construcción de un puente provisorio de madera sobre el río Quepe. Es una obra importante. Este año las lluvias son violentas, dificultan los trabajos y hacen más duras mis inspecciones más allá del Quepe." "Noviembre de 1896 La formidable excavación de Quinquer por fin está abierta, y el largo terraplén que la sigue está a su altura. Por otra parte, el puente provisorio sobre el río Quepe está terminado. Podemos entonces poner de un golpe los rieles hasta la estación de Quepe, al otro lado del río. Ahora que podemos llevar la piedra de Cuyanquén al Quepe, hemos comenzado la albañilería del puente definitivo." "Diciembre de 1896... En la línea la actividad es intensa. El desmonte de la gran selva está muy avanzado como para comenzar importantes terraplenes en la zona. Han sido creadas dos grandes faenas, una en Quepe, donde actualmente está Alfred -(hermano menor de Verniory)-, y la otra más lejos, en Freire. Ocupamos ahora más de 1.500 obreros. Matías Provost, con sus carpinteros y demás personal, están ocupados en la construcción de los edificios de la estación de Quepe." "Enero de 1897... Miguel Cuevas, ingeniero primero de la comisión gubernamental, ha venido a instalarse con su familia en la construcción principal de la estación de Quepe. Es un edificio elegante, enteramente rodeado de una terraza cubierta y con varias piezas donde la familia se encontrará cómoda. La estación misma, ya cerrada, mide 800 metros de largo por 125 de ancho. Como el terreno no pertenece a nadie se puede usar sin medida. Estaba cubierto de bosques que ha habido que desmontar, operación que aún está efectuándose; el suelo está lleno de troncos caídos, y buen número de árboles se encuentran todavía en pie." "Diciembre de 1897... Las piezas del puente metálico del río Cautín han llegado. El ingeniero de Creusot, Mr. Camus, comienza el montaje. Las de los puentes de Quepe y Toltén vendrán enseguida." "Febrero de 1898... En quepe, Cuevas organiza frecuentes partidas de caza, Cazamos muchas perdices, tórtolas, cachañas, choroyes (variedad de loros), zorzales y sobre todo torcazas, que abundan en los bosques." "Mayo de 1898 El puente metálico sobre el Cautín está terminado. El ingeniero Camus con los colaboradores de Creusot pasan al Quepe. ... El montaje del puente metálico de Quepe por el personal de Creusot toca a su fin. El del puente del Toltén va a comenzar pronto. Los trenes se suceden trayendo innumerables piezas de acero y montañas de piezas de remaches. El ingeniero Camus vigila personalmente la descarga. Admiro la precisión el etiquetaje y numeración de los diversos elementos del puente, así como el elemento racional que sigue en su colocación."

A unos 350 metros antes del puente ferroviario sobre el Quepe, hay otra estructura metálica que soporta la vía ferrea sobre un camino que conduce hacia comunidades indígenas. Allí capté unas imágenes fotográficas, y observé la obra artesanal de albañilería en piedra de hace más de 100 años atrás. Aquí hay algunas imágenes de él.

¡La tentación de subirse a los puentes!

Seguimos adelante, llegando luego al río Quepe. Bajamos hacia la playa y fotografié la estructura metálica de 70 metros, que Verniory describió en sus escritos. Al subir al terraplén y desde él acceder al puente, encontré la placa identificatoria de Creusot, el constructor de aquella estructura,y el año en que fue fabricado. Como lo transcribí, Verniory señaló que este puente terminó de ser armado en el mes de mayo del año 1898.

El puente sobre el río Quepe. ¡La tentación de subirse a él fue insoportable!

El acceso sur del puente. Al comienzo de la viga derecha está la placa de Creusot.

Allí está la identificación. ¡Fabricado en 1896!

Junto a mis amigos seguimos pedaleando más al sur, llegando a la ex estación de ferrocarriles del pueblo de Quepe, ubicada 1,5 kiómetros al sur del río. La arquitectura de la construcción del edificio de pasajeros (ya no existe la de la bodega de carga) es la típica de la región de Araucanía de fines del siglo diecinueve, simple y funcional, acondicionada para soportar las lluvias de la extensa temporada invernal de esta región del país. Como la estación ya no presta servicio alguno, el pantógrafo está desmembrado faltándole las aspas que alguna vez sirvieron de notificación a los maquinstas de los innumerables trenes que por allí circularon en el pasado. Al menos, la construcción del edificio de pasajeros se está salvando, al ser habitada por una familia que la ha rescatado de la destrucción a manos de vándalos.


Fachada de la ex estación de Quepe
La maleza cubriendo la línea uno de la estaciónParte posterior del edificio de la estación de Quepe, frente a la Ruta Cinco Sur

Camino a Mahuidanche. Se aprecia el puente sobre el Quepe y a la izquierda, menos notorio, el pequeño viaducto sobre el camino.

Este viaje fue para mí una nueva experiencia emocionante, "viviendo" la historia relatada por Gustave Verniory hace ya ciento veintitantos años atrás. Sólo me queda descubrir el puente sobre el río Boroa, que el ingeniero belga mencionó en su relato, que será motivo de otro viaje.

viernes, 24 de octubre de 2008

Mi homenaje y reconocimiento a la labor de don Raúl Fernando González Allende.

Parte de la documentación que me entregó don Raúl González

La labor efectuada por don Raúl Fernando González Allende (Q.E.P.D.), que personalmente considero como un apasionado y verdadero "ministerio" de rescate de la historia extraviada de la actual comuna de Bulnes, también a afectado con una influencia poderosa mi propia vida.

Soy un hombre cristiano, y me esfuerzo permanentemente por seguir el modelo de vida que enseñó Jesucristo, el Hijo de Dios. Aunque lucho con mi naturaleza a diario, siempre he sentido que el Supremo Hacedor me ha favorecido cuando he sido sincero con Él y cuando he dado afecto a mis congéneres y he aprendido a amar a la "familia humana", aún a los que nunca conocí, pero que han sido mis progenitores. En esta labor de "conocer, para querer" empecé a sentir la urgente necesidad de saber de mis antepasados y de sus descendientes fallecidos, a los que el tiempo ha ido borrando de la memoria familiar, por que ya nadie habla de ellos y se han transformado en perfectos desconocidos, como si nunca hubieran existido. Así es como me avoqué a la misión de urguetear entre los viejos papeles y documentos de mis padres; pero aquellos antecedentes manifestaron sólo una pequeña porción de historia familiar. El Registro Civil e Identificación de la República Chile fue el siguiente recurso al que acudí para extraer antecedentes, pero éste me llevaron sólo hasta el año 1885, época de su implementación en mi país, por lo que los hechos relacionados con la existencia de mis parientes antes de ese año se hicieron difíciles de pesquisar.

Algunas de las cartas de don Raúl González, y archivos digitales que me entregó.

Hace más de un año atrás, en una conversación con la anciana viuda del hermano mayor de mi padre, doña María Erma Reyes Gallardo, ella me contó que un hermano de mi abuela paterna María Aguilera Lagos había fallecido en Carahue y había sido sepultado allí. Esa información me motivó a viajar hasta allá, lo que resultó también con el descubrimiento de información relativa a otro hermano de mi abuela y de su madre - mi bisabuela-, también fallecidos allí. De esta manera"milagrosa" encontré antecedentes que me comunicaban una y otra vez con el lugar desde donde todos ellos procedían, o como dice la información del Registro Civil: "NATURAL DE BULNES". En un post antiguo hice un relato sobre mi deseo de visitar la ciudad de Bulnes, concretado en el mes de enero de 2008, que me dejó una sensación de desilusión; y también de cómo mi perseverancia fue recompensada con la 'apertura de puertas' que habían estado cerradas por décadas y aún por siglos, y de cómo llegué a conocer a ese hombre de un tremendo corazón y voluntad de servicio, que poseía las adecuadas 'llaves' que permitieron la apertura de aquellas puertas al conocimiento de mis ancestros: don Raúl González Allende.

Genealogía y documentos que contienen los nombres de mis ancestros en Bulnes

En este espacio expongo pasajes de algunos de los textos de correos eléctrónicos que don Raúl González Allende (Q.E.P.D.) me envió en el transcurso del tiempo comprendido entre el 1° de febrero de 2008 hasta el 21 de agosto de 2008, lo que será un testimonio de su dedicada labor de investigación sobre mis ancestros de Bulnes. Además mostraré algunos de los documentos auténticos de los que me proveyó, así como su propio trabajo de confección de cuadros y árboles genealógicos. No podré hacer una completa exposición de todo lo que me proporcionó, ya que fue mucho. El texto de los siguientes emails expresan el grado de confianza y de afecto que nos teníamos mutuamente, aunque he omitido publicar parte de frases por haber información privada, será posible visualizar el empeño puesto por don Raúl en la búsqueda de antecedentes, aún estando afectado de su salud, una demostración de su calidad humana:
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Emails que me envió don Raúl
1)
Señor
Omar Acuña Hernandez
Presente
Estimado Señor:
Mi nombre es Raul Gonzalez Allende,soy el encargado del Museo Municipal de Bulnes, le contesto su imail recibido por mi persona hoy 1 febrero, primero le contare justo el dia que ud visito la ciudad de Bulnes, el Museo estaba cerrado ya que su horario de atencion es de lunes a viernes desde las 8.45 a 13.00 en la mañana y 14.00 a 18.00 hrs en la tarde, independientemente de que yo pueda atender a las visitas un dia sabado o domingo,cuando asi la circustancia lo requiera.
El museo cuenta con una gran cantidad de fotografias, objetos,documentos y otras cosas, ademas ayudo a construir arboles geanologicos aportando con informacion sobre sus antepasados, ya que busco y tengo acceso al archivo parroquial y el registro civil, si ud gusta podria ayudarlo para eso ud tendria que enviarme los datos de la sra Maria Aguilera Lagos, su esposo y demas decendientes.
el telefono del Museo es (042-630640)
le saluda atentamente
Raul Gonzalez Allende
Bulnes

2)
sr omar acuña
presente:
estimado señor recibi su respuesta, sobre mis honorarios por buscarle la informacion de su familia es lo que ud pueda retribuirme, yo tratare de mandarle la mayor informacion que pueda,tambien puedo buscar en el conservador y bienes raices de bulnes, me gustaria que me mandara el nonbre de su abuelo.
yo le enviare copias legalizadas o digitalizada de los documentos que encuentre, le reitero que no hago esto por dinero, como historiador autodidacta me facina ayudar a otras familias que buscan sus antepasados, por eso dejo ala voluntad de ellos en lo que puedan aportar.
bueno esperando su respuesta sobre el nombre de su abuelo, comenzare a buscar su familia.
RAUL GONZALEZ ALLENDE
ENCARGADO DEL MUSEO MUNICIPAL.
BULNES


3)

estimado don omar recibi su email, y le contare brevemente lo siguiente;
efectivamente su bisabuelo se llamaba domingo aguilera marchant, se caso en Bulnes el 3 octubre de 1880, sus padres fueron fructuoso aguilera ( tatarabuelo ) y maria del rosario marchant, se casa con palmenia lagos aguilera hija legitima de agustin lagos y maria aguilera que vienen siendo sus tatarabuelos maternos. de ellos tambien tengo documentos.
de la union de domingo y palmenia nacen alrededor de 6 hijos, como francisco 1890, maria senobia 1894, oscar 1896, julio 1898 y jose 1900, todos con domicilio en calle condell como puede ver ya he avanzado bastante ademas tengo las partidas de matrimonio originales de sus antepasados ya que años atras la iglesiaq voto cualquier cantidad de papeles que por fortuna fueron recogidos por mi y son de mi propiedad.
todo esto sera enviado como ud quiere ademas podria entregarle los originales a ud para que los conserve en su familia con elcompromiso de cuidarlos y protegerlos como hueso santo.
todo esto le servira para su proyecto bicentenario que quiere entregar a su familia, su abuelo domingo era agricultor y su esposa palmenia lagos era costurera.
despues tratare de enviarle los documentos digitalizados del registro civil y si no dan permiso se los envio fotocopiado.
le recuerdo mi telefono 042-630640.
museo municipal de bulnes
manuel bulnes # 525
RAUL GONZALEZ ALLENDE. envieme su telefono para llamarlo por cualquier cosa
sin mas que decirle y pronto a enviarle mas datos se despide de ud raul.

4)
don omar
estimado señor no sabe cual alegre estoy de que pueda ayudarlo a reconstruir su arbol genealogico, bueno las cosas van fluyendo bastante bien, le contare que su bisabuela era costurera como le conte era hija de agustin lagos y de maria aguilera se casaron en bulnes el 28 septiembre de 1854( partida de matrimonio que tengo en mi poder ) ellos vienen siendo tatarabuelos maternos suyos, agustin lagos a su vez era hijo de juan de dios lagos y de maria fuentealba que vendrian siendo sus tataratataraabuelos maternos paternos y por supuesto los padres de la esposa de don agustin fueron jose maria aguilera y maria concepcion diaz, todos pertenecian a la parroquia de larque osea su familia aguilera, como la mia los gonzalez y tras pocas familias pertenecemos a las familias fundadoras de la ciudad de bulnes.
le contare que yo soy un historiador autodidacta de mi comuna, naci en santiago en 1964 llegue a bulnes en 1970 ya que la familia de mi padre era de aca, hace 9 años que vengo estudiando los origenes de la ciudad, hace dos que ya tengo listo el libro con la historia escrita de la ciudad espero en dios poder conseguir los fondos para poder publicar este libro que sera de mucha ayuda para la identidad de los bulnenses que se encuentran en la ciudad como los que estan fuera.
sobre su proyecto personal tambien le ayudare con antecedentes historicos de la ciudad, origenes,fundos o haciendas etc, el proximo lunes lo llamare como a las 7 para poder explicarle mejor y por supuesto conocerlos-
ademas mi cuñado ...... yo el año pasado viaje en dos oportunidades alla porque pertenesco a la agrupacion de reservistas de la novena region y espero ir en marzo nuevamente y alli conocernos.
espero que este bien junto a su familia, se despide de usted
RAUL GONZALEZ ALLENDE

5)
don omar acuña
presente
estimado señor, le contare que ... el libro lo estoy leyendo y es muy bueno sobre todo por lo historico del relato vivido por este ingeniero belga que trabajo en la araucania,yo le envie ... los documentos originales de los matrimonios de sus antepasados, tambien le contare que encontre otro hermano de don domingo aguilera marchant esta es una hermana que se casa con un señor de apellido lillo marchant natural de chillan.
como ve de a poco estan apareciendo sus familiares todos estos los he encontrado en mis archivos, luego buscare en los archivos parroquiales y por supuesto en los notariales, no se preocupe porque todo lo que encuentre se lo enviare de inmediato, le enviare fotos antiguas de Bulnes y algunos datos de la ciudad que yo considero son importantes para sus proyectos, que tiene en mente para el bicentenario.
esperando que este bien junto a su familia se despide de ud
Raúl Gonzalez Allende

6)
don Omar Acuña
estimado señor,espero que al recibo de esta se encuentre bien junto a toda su familia.como le conté en un email anterior le envié unos documentos en una carta ....que en su interior iban documentos originales de su familia, ademas le contare que le enviare mas documentos relacionados con su familia a la casilla de su trabajo, el próximo lunes salgo con unos días de vacaciones y así podre investigar los nacimientos de los Aguilera en la parroquia.
bueno esperando que pueda encontrar la carta se despide de ud
Raúl Gonzalez allende

7)
don omar
espero que este muy bien con su familia,y muy contento con los datos recibidos, como ud vera hay una nueva familia que se entrelaza con la familia aguilera como son los lillos,bueno le contare que estuve revisando el libro de defunciones del registro civil de 1885-1919 y me encontre con la desagradable noticia que 4 de los 6 hijos de don domingo aguilera marchant y palmenia lagos aguilera murieron siendo parvulos de fiebre o pulmonia,solo se salvaron domingo y palmenia.
a lo mejor esto determino irse la familia de bulnes y buscar nuevos horizonte.
pronto le enviare fechas, numero de inscripcion y año en que fueron muriendo y otros datos que e hido encontrando.
sin mas que decirle y alegre por ayudarlo se despide de ud.
Raul Gonzalez Allende

8)
don Omar
recibi su nota y puedo ver su inmensa alegria al ir recibiendo todos estos antecedentes que van a servir para su proyecto bicentenario, como le conte varios hermanos de su abuela murieron siendo parvulos y no se si se dio cuenta que aparecio otro hermano de su abuela luis alfredo aguilera lagos nacido en noviembre 1892 y fallecido en enero 1893.
bueno con respecto del registro civil como ud guste estoy a su disposicion ademas el registro civil esta al frente del museo asi podre sacarle los documentos originales de nacimiento y defuncion de sus parientes,ademas estoy tratando de establecer si alguna familia de apellido aguilera tiene algun parentesco con su familia,tambien le tengo mas datos que se los enviare por correo.
estoy tratando de ver que relacion hay con su familia con el veterano de la guerra del pacifico pedro aguilera utreras como puede ver agileras en bulnes hay bastantes.
sin mas que decirle se despide de ud.
Raul Gonzalez Allende

9)
Sr Omar Acuña
con gran alegria me comunico con ud, para informarle que el veterano de la guerra del pacifico Pedro Aguilera Utreras fue hijo de natural de Pablo Aguilera y Rosario Utreras nacio en bulnes en 1863 se caso en bulnes en 1886 con Eumenia Aguilera Aguilera hija legitima de Santos Aguilera Marchant ( hermano de Domingo Aguilera Marchant casado con Palmenia Lagos ) casado con Juana Aguilera
este veterano de la guerra del pacifico tiene familiares en Bulnes los cuales conozco por que eran amigos de mi padre, el tiene como 75 años y se llama Pedro Aguilera hernandez y conserva en un cuadro antiguo el retrato de este veterano del 79, ademas de otros documentos ya que don Pedro participo en la Revolucion de 1891.
en los documentos que le enviare le entregare todo lo que dispongo de su familiar que participo en estos conflictos belicos de nuestra historia.
sion mas que decirle se despide de ud
Raul Gonzalez Allende
10)
don omar
presente
recibi su imail,le contare que los familiares de don Pedro Aguilera Utreras soldado del 79,cuando uds vengan los recibiran a ud y su hermano con mucho gusto,ademas el posee otro tipo de datos para su familia,aqui en la Municipalidad hay otra persona vinculado a su familia .... su bisabuelo fue Daniel Ferrada casado con Juana Aguilera los padres de Don Daniel fueron Jose maria Ferrada y Carmen Aguilera a su vez los padres de Jose Maria fueron Bernardo Ferrada y Rosario Moncada y los padres de Carmen fueron Jose Maria Aguilera y Isabel Moncada a su vez los padres de Jose Maria fueron Francisco Aguilera y Elena sandoval y los padres de Isabel Miguel Moncada y Maria Matamala, espero que entienda pero esta es otra rama de su familia, todos como naturales de esta doctrina.
bueno la sfechas de casamiento se las mandare mas adelante,estoy trabajando en el la Notaria y Conservador de bienes raices de la Ciudad de Bulnes,........
sin mas que decirle se despide de ud
Raul Gonzalez Allende

11)
don omar
primero que nada quisiera disculparme por no haberle Contestado antes, pero efectivamente estuve enfermo con un resfriado que me tuvo a mal traer,ademas estuve preocupado del estado de salud de mi señora , ya que se realizo una serie de examenes, pero ya estamos saliendo de todo eso.
....ademas le llevare los nacimiento de todos los aguilera que estan relacionados con su familia, le cuento ademas ud uno de los hermanos de la sra Senobia Aguilera los madrinos fueron don Manuel Marchant y su sra maria Angela Gonzalez esta ultima hermana de mi bisabuelo, Fernando Gonzalez como ve mas cosas van apareciendo para ud.
bueno sin mas que decirle y poder estar luego por alla se despide de ud.
RAUL GONZALEZ ALLENDE

12)
Sr Omar Acuña
estimado señor espero que este muy bien junto atoda su familia, recibi su imail, le contare que estado un poco mejor y disculpe ud por no haber estado en contacto mas seguido.ademas sigo buscando sobre sus antepasados incluso en chillan, tengo fe de bautismo de aqui de bulnes etc, sobre su visita con todo agrado lo estare esperando el sabado que ud pueda venir,espero conocerlo y ahi poder contarle todo sobre su familia.
tambien le hare el contacto con los familiares de don pedro aguilera utreras aqui en bulnes para que los conozca, bueno don omar contactese con su hermano y me avisa de su visita aqui estare gustoso de recibirlo y poder hablar con ud.
Raul Gonzalez Allende.

13)

sr omar acuña
presente
estimado señor aqui estare esperando su llegada a bulnes para este sabado 23 de agosto 2008, en la mañana tengo un evento en la comuna con una cabalgata denominada por los caminos de ohiggins con motivo de un nuevo aniversario del natalicio de Bernardo Ohiggins, por eso me gustaria que estuvieran aqui en bulnes a las 15:OO hrs para asi disponer de toda la tarde para uds y tambien poder entrevistarnos con la familia de don Pedro Aguilera ya que el se levanta bien tarde, aqui le entregare mas datos de su familia, traiga la camara fotografica para que saque fotografias de cosas relacionadas con su familia.estare ahi asi que espereme,estare gustosos de conocerlo.
aqui lo estare esperando
Raul Gonzalez Allende
-------------------------------------------------------------------------------------------------

El sábado 23 de agosto de 2008, en el interior del Museo Municipal, don Raúl me entregó mucha más documentación de la que yo esperaba. Tenía ya abierto el Libro del Cantón de Reclutamiento, en el que aparecía el nombre de mi tío abuelo Domingo Aguilera Lagos. Me permitió fotografiarlo, al igual que a documentos auténticos del "veterano del 79" don Pedro Aguilera Utreras, así mismo, la página pertinente del "Libro de Fábrica de la Iglesia de Larque" en la que figura el pago por la sepultación del padre de mi tatarabuelo. Luego en su hogar me entregó más archivos digitalizados. Allí tuve la impresión espiritual de que don Raúl me estaba entregando todo aquello como si su trabajo estuviera terminado...

Libro del Cantón de Reclutamiento

"Libro de Fábrica de la Iglesia de Larque"
Interior del "Libro de Fábrica de la Iglesia de Larque"

Unos días después, ya habiendo regresado a mi hogar en la ciudad de residencia, le envié a don Raúl un email que no contestó. No supe más de él hasta que me fue avisado su fallecimiento, lo que fue dramáticamente impactante para mí, por la tremenda estima que sentía por él.
Por todo lo que hizo don Raúl por mí, aún sacrificando el 23 de agosto de 2008 su merecido descanso, después de la "Cabalgata Por la Caminos de O'Higgins", sólo me queda exclamar:
¡GRACIAS RAÚL GONZÁLEZ ALLENDE! ¡MIS ANCESTROS Y YO TE ESTAREMOS POR SIEMPRE AGRADECIDOS!

jueves, 16 de octubre de 2008

La inesperada partida de don Raúl González Allende

El autor de este blog en compañía de don Raúl Fernando González Allende.
Fotografía captada por mi hermano, en el interior del Museo Municipal de la ciudad de Bulnes, el 23 de agosto de 2008.


Esta mañana, en mi trabajo, recibí la penosa y sorpresiva noticia del fallecimiento de don Raúl González Allende, de quien no tenía noticias desde que le pude ver en el pasado mes de agosto. La información me la hizo saber, mediante una llamada a mi teléfono celular, doña María Cisternas, esposa de don Pedro Hernández Aguilera, nieto de don Pedro Aguilera Utreras, Veterano de la Guerra del Pacífico (1879-1884), matrimonio que conocí gracias a la extraordinaria labor de don Raúl González, persona responsable del Museo Municipal de la ciudad de Bulnes, y creador del mismo. Don Raúl fue un valioso ser humano, y fue el nexo y verdadero puente entre mi persona y mis ancestros nacidos en Bulnes siglos atrás. Gracias a su labor investigadora y al rescate de documentos eliminados por la parroquia de esa ciudad, pude tener acceso a información histórica sobre la familia Aguilera, los antepasados por línea materna de mi padre.

Don Raúl fue un hombre apasionado por la historia de su comuna; un incomprendido y hasta un loco para algunos, como me comentó en la oportunidad en que pude conocerle personalmente el sábado 23 de agosto de 2008. Yo le entendí perfectamente, pues a mí me apasiona el investigar y encontrar datos sobre mis ancestros, y he sido tratado de la misma manera. También tuvo el cariño, respeto y aprecio sincero de muchísmas personas cuya labor investigadora proporcionó alegrías y satisfacciones espirituales a quienes él pudo y quizo ayudar desinteresadamente.

Las circunstancias que rodearon su fallecimiento son muy tristes e inmerecidas. Basta leer las informaciones que aparecen en un medio local de la ciudad de Bulnes para enterarse de lo cruel que fue su partida:


"Aproximadamente a las 18 horas de ayer miércoles 15 de octubre, justamente a un mes del accidente que lo mantenía en estado grave, dejó de existir Raúl González Allende. Quien por años fue el Encargado del Museo Municipal y también su gestor. Esta triste noticia nos tiene consternados a todos los bulnenses que aún no nos conformamos con este injusto y trágico desenlace. Deja dos hijos, a su esposa y a su madre, quien ha tenido que llevar prácticamente sola todo el peso de este accidente y el cuidado de los nietos, un tremendo desgaste para una persona de avanzada edad y con escasos recursos económicos.

Quisiéramos ser respetuosos de este momento familiar tan doloroso, sin embargo no podemos dejar de señalar que hace algunos días, en este mismo medio hicimos público el grave estado de salud de Raúl mediante una declaración de Don Rogelio Astorga Vargas. El crudo titular decía: “Se nos muere Raúl” y precisamente eso era lo que estaba sucediendo. Aunque algunos no lo querían ver. Nuestro objetivo fue remecer a las autoridades municipales para que acudieran en auxilio de este funcionario que no estaba siendo atendido como su gravedad lo requería, pues no tenía previsión ni contrato de trabajo. Peor aún, era diabético, lo que complicó aún más su estado de salud. Tarde llegó la ayuda para Raúl, tarde reaccionaron en la municipalidad de Bulnes, de acuerdo al testimonio del propio Rogelio Astorga, quien se dirigió a hablar con el Alcalde Subrogante Ulises Aedo para que ayudaran a este funcionario abandonado y desatendido en un hospital en Chillán. El viernes la madre de Raúl, ya desesperada, por ver que cada día su hijo se encontraba con su salud más deteriorada, se acercó a Rogelio Astorga para pedirle que lo ayudara para tratar de cambiarlo de hospital ya que requería una atención de mejor calidad, ya que cada día su salud se iba deteriorando más y más.

Raúl no tenía contrato de trabajo, hace 6 años emitía boleta de honorarios, sin embargo ante la ley eso significa que existía una relación laboral, pero al momento de requerir las prestaciones de la ACHS, se encontró con la terrible noticia que no tenía derecho. Entonces fue tratado como indigente, siendo un trabajador y no cualquier trabajador, tenía premios y reconocimientos por su invaluable legado histórico, pero en la práctica de nada sirvieron. Es insólito que no hubiese nadie de la municipalidad junto a su madre para orientarla en esos engorrosos trámites. Es insólito que en Chile la gente se muere porque existe atención de primera y segunda clase. Y así aún algunos predican que la salud estatal está tan bien, cuando Raúl ni siquiera fue atendido con dignidad. Su madre dice que lo encontró con escaras y muchas veces no le hacían el aseo. En estos últimos días contaba con un Paramédico de cabecera que se le proporcionó tras los ruegos de su madre y mediante un acuerdo del concejo Municipal. Se acordó ayudar económicamente a su madre y cubrir los gastos de exámenes y tratamiento. Hoy nada de eso sirve, no habrá consuelo para su esposa, ni para su madre ni hijos, tampoco para sus amigos funcionarios que lo visitaron y se preocuparon de orar y ayudar un poco a su madre, tampoco Bulnes tendrá consuelo porque no existirá otro Raúl González Allende, que desentierre otra vez la historia escondida de Bulnes a cambio de nada. Dios en su infinita misericordia lo recibirá con los brazos abiertos y tendrá todos los cuidados que en esta tierra no pudo tener. Esperamos que se haga justicia en este caso para que nunca más en Bulnes vuelva a suceder una tragedia similar a vista y paciencia de quienes ejercen el poder."... (www.tejemedios.cl)


Con cristiana esperanza, aunque con el dolor natural de su prematura partida, esperaré el día en el que podré abrazar a don Raúl González Allende en la vida venidera, y nuevamente agradecerle su ministerio a favor de quienes buscan antecedentes que han permitido ligarnos con nuestros antepasados. ¡Hasta la vista, don Raúl!

Actualización: 20 octubre 2008
La prensa electrónica de la ciudad de Bulnes continúa publicando información acerca de don Raúl González Allende, ese querido bulnense, y se ha publicado un blog con fotografías de su funeral, al que pudimos asistir mi hermano y yo el día sábado 17. En la romería en el Cementerio tuve la oportunidad de expresar emocionadamente mis sentimientos respecto de la labor de don Raúl, que ha permitido encontrar a mis ancestros y, de paso, amar a esa pequeña ciudad de la Provincia de Ñuble. El blog no podía llamarse de otra manera: Raúl González Allende.



domingo, 28 de septiembre de 2008

La perseverancia, es recompensada...

No creo en lo que llaman la "suerte". Tampoco creo en que las cosas buenas vienen por el sólo hecho de desearlas, si no que es la perseverancia en la búsqueda del resultado que anhelosamente buscamos la que provoca que se produzcan situaciones que van conectando todo, hasta la obtención de la ansiada meta o logro. Es mi propia experiencia la que me ha ayudado a entender este "principio" de vida.

Cuando hace años atrás intenté comenzar la genealogía de mi familia, me encontré con muchas vallas que, finalmente, me derrotaron y por ello abandoné por mucho tiempo la búsqueda de información. Ya hace un año y medio que recomencé mi investigación histórica, acicateado principalmente por la paulatina desaparación de mis familiares, quienes se han llevando consigo sus historias, vivencias y experiencias terrenales, la mayoría indocumentadas, por lo que sus descendientes no tendrán la oportunidad de preservarlas ni atesorarlas. Es así como he creado un lema que representa la manera en la que he logrado ir documentando, con antecedentes aportados y proporcionados por personas ajenas a mi familia, algunos pormenores que he rescatado para escribir la historia perdida de mis antepasados: "Si quieres lograr cosas importantes, haz cosas descabelladas". Con ello quiero decir que no se debe ser mediocre ni miedoso para contactarse con personas que puedan "tener las llaves" del acceso a las fuentes de documentación. Ya he tenido varias experiencias sobre el punto, y relato la última de ellas:

Aproximadamente diez años atrás, mis vecinos tenían un hijo de unos 12 a 13 años de edad. Muchas veces este vecinito nos ayudó a cuidar a nuestras pequeñas hijas, y hasta compartimos con él nuestras vacaciones en la costa de nuestra región. El tiempo transcurrió; nos cambiamos de residencia y perdimos el contacto contínuo que habíamos tenido. Unos años más tarde me encontré con mi ex vecinito, ya bastante más crecido, estudiando la misma carrera universitaria en la misma Universidad. El culminó sus estudios y recibió su título profesional. Pasó el tiempo y no nos volvimos a ver, salvo en esporádicas oportunidades. Hace menos de un mes me enteré de que este ex vecino y ex compañero de la Universidad había sido contratado y trabajaba en un estamento gubernamental: la Secretaría Regional Ministerial de Bienes Nacionales, con sede en esta ciudad capital. Además de saludarlo y felicitarlo por su nuevo trabajo, aproveché la oportunidad de contarle sobre mi proyecto de escribir un libro sobre la historia de mi familia, y le pedí pudiera contactarme con alguien de esa oficina de Gobierno que pudiera ayudarme con la búsqueda de documentación oficial que dijera relación con mi bisabuelo y su situación de colono y primer propietario de un inmueble en el pueblo de Gorbea. Él me contactó con un buen hombre, que resultó ser alguien que hace unos veinte años atrás conocí por razones de mi trabajo, y que ya desde el próximo mes de octubre de 2008 estará jubilado, y no pertenecerá más a la planta del personal de esa repartición de gobierno regional. A esta persona le expliqué mi situación y mis motivaciones, y le solicité pudiera ubicar en los archivos de ese servicio gubernamental el decreto y el plano de fundación del pueblo de Gorbea. Al día siguiente (el pasado día viernes 26 de septiembre de 2008), recibí en mi trabajo una llamada telefónica de esta persona, en la que me comunicaba que había preparado un Oficio, firmado por la máxima autoridad de la Secretaría Regional, requiriendo al Archivo Nacional en la ciudad de Santiago de Chile copias del decreto de fundación de Gorbea y el plano respectivo. El trámite de respuesta será de aproximadamente un mes. De paso me envió una fotocopia parcial y no oficial del plano, con la que confirmé mi descubrimiento en terreno de la ubicación del sitio número 16 de la manzana 21, concedido en el año 1907 por el Fisco de Chile a mi bisabuelo.

Copia parcial del plano de Gorbea. Marcado en color amarillo se aprecia el sitio que perteneció a mi bisabuelo.

Para mí queda demostrado que la fuerza que nos lleva a actuar para realizar cosas y lograr la meta, más una actitud positiva y valiente, provoca en otras personas el deseo de cooperar con nuestra causa: en religión a ésto se le llama "fe", pero la verdadera fe, que no es una creencia pasiva si no aquella motivadora que nos lleva a efectuar obras relacionadas con nuestra voluntad, y que, si son buenas, alienta a otros a poner la "añadidura", o sea, aquello que está fuera de nuestro alcance particular, añadidura emanada de la Divina Providencia: Dios.

domingo, 21 de septiembre de 2008

Estación Metrenco

En el viaje de ida y regreso a la localidad de Gorbea, pude observar desde la ventana del bus las estación de ferrocarriles de Quepe y los restos de la de Metrenco, y expresé en mi interior la intención de visitar aquellas estaciones ferroviarias que de un vistazo raudo pude ver desde la carretera. Principalmente me llamó la atención la estación de Metrenco, ya que en el cuaderno que perteneció a mi abuelo José Acuña en su primera época como empleado de la Empresa de Ferrocarriles del Estado dejó varias veces estampado, con timbre de goma y tinta, el nombre de aquella estación, lugar en que mi querido ancestro debió haber trabajado hacia mediados de la primera década del siglo veinte.

Contratapa y página interior del cuaderno de mi abuelo, fechado en el año 1912

Ayer, sábado 20 de septiembre de 2008, después de tres días de celebraciones, con motivo de las Fiestas Patrias, decidí darle un respiro a mi estómago y hacer algo distinto. Cerca de mediodía decidí que no podía quedarme en casa, así es que preparé mi bicicleta, reparé mi casco de ciclista, arreglé mi mochila con mi cámara fotográfica, el trípode, mi cuaderno de notas, lápices, dos yoghurts, un gorro tipo jockey para el sol, y una botella adicional con dos litros de agua. A las 13:30 horas salí desde mi casa en Padre Las Casas, llegando a Metrenco dos horas después. Fue un tiempo exagerado para una distancia de sólo nueve kilómetros, porque extravié la ruta opcional, ya que no quería irme por la carretera debido a lo peligroso que es para un conductor de un vehículo menor. Tuve que preguntar a unos lugareños en el lugar Maquehue, quienes me dijeron que tenía que regresar unos cuatro kilómetros. Ya había recorrido un buen trecho por un camino ripiado y con el calor del día y el esfuerzo de varias subidas no me sentía nada de bien. Hacía meses que no sacaba mi bicicleta a rodar, y mi estado físico está deplorable. Me detuve a descansar; el corazón casi se me salía por la boca, veía el paisaje de color gris y sentía que me iba a desvanecer. Pensé que tendría que pedir ayuda a través de mi teléfoco celular, pero mi orgullo hacía poner en mi mente la burla de algunas personas, por lo cual me hice el valiente. Respiré profundamente y estuve en aquello hasta que media hora después estaba recuperado. Regresé los kilómetros que había andado de más y encontré al fin la ruta. Sabía que el camino alternativo estaba asfaltado, pero me encontré con la desagradable sorpresa de que había sido retirada toda la carpeta y en su lugar se había depositado una capa de ripio, que en muchos sectores estaba aún profundo y suelto. Recorrí con rabia unos cuatro kilómetros, con sucesivos descansos, hasta que llegué al empalme con una "calle lateral" paralela a la carretera, a poco más de unos tres kilómetros antes del acceso Norte a la localidad de Metrenco. Los músculos de mis piernas ya no tenían fuerzas para subir las "cuestas" asfaltadas, así es que varias veces me desmonté de mi vehículo y me ví en la obligación de descansar repetidamente. Después de rodar y rodar por aquellas dos largas horas, con las respectivas interrupciones para recuperarme, logré avisorar en la distancia el edificio de la que había sido la bodega de carga de la estación ferroviaria. Para cruzar al lado contrario de la carretera subí por una pasarela peatonal que me dejó a unos 300 metros del sitio al que quería llegar.

Metrenco es una palabra que deriva de "Mëtren-ko", que en la lengua mapudungun (hablada por los aborígenes de la etnia mapuche) significa agua reposada, sin corriente o estancada. Basta observar el pequeño estero que se encuentra en la entrada norte a la localidad, para darse cuenta del por qué del nombre otorgado a ese lugar.

Ex Estación Metrenco. Vista de Sur a Norte

El frontis Occidental de la bodega de carga

Vista hacia el Norte

Mi bicicleta y yo

Mi bicicleta y yo, en el antiguo andén frente a la bodega de carga

El patio de la ex estación de ferrocarriles de Metrenco, desde el acceso Sur

Recorrí con emoción aquel abandonado lugar, en el que hace casi 100 años atrás mi abuelo realizó sus funciones como empleado de la Empresa de Ferrocarriles, y tomé imágenes fotográficas del antiguo edificio. Hasta logré acceder al interior del sector en el que estuvieron las oficinas adinistrativas, a través de un forado existente en la parte baja de una puerta, encontrando sólo destrucción y pillaje. Grabé algunos segundos con mi cámara fotográfica digital, para guardar imágenes de lo que en el futuro sólo serán recuerdos de un edificio que será desmantelado o incendiado por vándalos.

Dos horas allí me sirvieron para ayudar a despejar mi mente de los grises pensamientos que me acompañan estos últimos días. El día agradablemente soleado y la suave brisa del Sur me energizaron, por lo que siendo las 17:15 horas emprendí rumbo a mi hogar, al que regresé por la misma ruta. Notoriamente las fuerzas me estaban abandonando, por que la mayor cuesta de la calle lateral, cercana al lugar Licanco, tuve que subirla caminando, llegando a la cima completamente agotado y dando lugar a otro necesario descanso. A las 18:30 horas estaba llegando a mi casa, todo sudado y con una capa de polvo que levantaban los vehículos que pasaban por mi lado en el tramo de camino ahora ripiado, por el interior de la comunidad indígena de Licanco.

Desempacar la mochila, hidratarme y tomar un descanso fueron las actividades realizadas antes de darme una merecida ducha con agua tibia, luego de lo cual me sirvieron en mi cama una rica comida caliente.

Hoy desperté sin molestias físicas, por lo que ya estoy pensando en ir a la Estación de Quepe, a unos cinco kilómetros al sur de la de Metrenco, pero creo que será en una ocasión en la que pueda ir acompañado, para hacer más ameno el viaje y no tener que morderme en la soledad las rabias de aquel camino que alguna vez estuvo asfaltado, y que la "modernidad" lo ha transformado en uno de ripio suelto...