sábado, 27 de diciembre de 2008

El Obispo de la Concepción y sus dispensas matrimoniales

La dispensa matrimonial era un tipo de documento histórico desconocido por mí, hasta que llegaron a mis manos diez ejemplares conteniendo información de mis ancestros paternos, antecedentes que datan desde el año 1835 hasta el año 1894. El leer aquellos antiguos documentos manuscritos me proporcionó conocimiento sobre edades de los novios, sus padres, domicilios, parientes, situación o estado social, entre otros datos, los que me han seguido ilustrando en la comprensión de quiénes eran mis antepasados, las circunstancias en las que se encontraban, y los trámites que necesitaban efectuar al momento de querer contraer matrimonio.


Me vi obligado a buscar el significado de "dispensa". Lo primero fue ubicar la palabra en un diccionario. El "Diccionario Enciclopédico Espasa", de la Editorial Espasa Calpe S.A., en su décimo tercera edición, abril 1998, expresa: "dispensa. f. Privilegio, excepción graciosa de lo ordenado por las leyes generales. 2 fig. Instrumento o escrito que contiene la dispensa."; y la voz "dispensar. (l. dispensare.) tr. Dar, conceder, otorgar, distribuir. 2 Eximir de una obligación, o de lo que se quiere considerar como tal. Ú.t.c. prnl. 3. Absolver de falta leve ya cometida, o de lo que se quiere considerar como tal. Luego busqué en internet, hallando el buen blog Apuntes de genealogía, en la que encontré una explicación muy interesante sobre el asunto.

Los documentos originales que se encuentran en mi poder hablan de solicitudes de dispensas por impedimentos dirimentes e impedientes. Las dispensas dirimentes se referían principalmente a evitar la nulidad del matrimonio, una vez efectuado éste, y los impedientes a "saltarse" una prohibición que no anulaba el matrimonio, todo ello según lo dispuesto en los impedimentos canónicos de la ley eclesiástica de la religión cristiano católica.

Solicitud de dispensa de mis bisabuelos paternos


Aunque la solicitud se efectuaba al cura de la parroquia, en la que residía al menos uno de los novios, la dispensa era otorgada por la autoridad eclesiástica superior, es decir el Obispo de la diócesis, por lo que los antecedentes eran enviados a la sede del Obispado. He observado, en los documentos que tengo, que los antecedentes presentados en la solicitud de dispensa conformaban un verdadero expediente, a la usansa de los antiguos tribunales de justicia. LOs que tengo conmigo contienen la solicitud del novio, en la que se explicaba el motivo por el que se quería contraer matrimonio; el interrogatorio a testigos juramentados, del lugar de residencia de los contrayentes; un interrogatorio a los pretendientes, acerca de la libertad para contraer matrimonio (no estar obligados por algo o alguien), o para verificar que no hubiera otro compromiso previo con alguna otra persona (otros esponsales); el consentimiento de los padres, o, a falta de éstos, de otro pariente cercano; y la dispensa concedida, que está registrada al final del expediente, con la firma del Obispo, o en su ausencia por el Vicario General, y la firma del secretario. Normalmente el cura párroco, al final, dejaba constancia escrita de haberse efectuado el matrimonio.


Varias dispensas otorgadas a ancestros míos fueron fueron expedidas durante la época en la que el Obispo don José Hipólito Salas era la autoridad máxima del Obispado de la Concepción (1854 a 1883), en cuya jurisdicción se hallaba la Parroquia de la Santísima Cruz de Bulnes. Este antecedente lo encontré, como otros, en forma casual al hojear un libro titulado "Historia de Concepción", que estaba en un librero que tiene sólo volúmenes sobre leyes y decretos leyes, pertenecientes a mi empleador. El hallazgo me hizo pensar en la necesidad de asociar personajes públicos a la vida de mis antepasados, lo que incorporaré en el libro de historia familiar que me encuentro escribiendo.

Obispo don José Hipólito Salas (1812-1883)