lunes, 27 de julio de 2009

Otro anciano de la familia se ha ido

Pedro Alejandrino Hernández Aguilera, de 76 años edad, hijo de don Roberto Alejandrino Hernández y de doña Aurora Aguilera Aguilera, vecino de la localidad de Bulnes, en la provincia de Ñuble, ha fallecido. El triste acontecimiento ocurrió el sábado 25 de julio de 2009, en el hospital de la ciudad de Chillán, debido a un nuevo accidente vascular cerebral, causado por presión arterial alta, enfermedad que ha perseguido a todos los que llevan la sangre de los Aguilera, incluido mi ya fallecido padre. Junto a mi hermano viajamos hasta la localidad de Bulnes para acompañar a su viuda y a su único hijo.

23 de agosto de 2008. El autor de este blog junto a don Pedro Hernández Aguilera y su familia

Llegué a conocer a don Pedro Hernández Aguilera el 23 de agosto del año 2008, como resultado de la investigación histórica y genealógica que estoy efectuando sobre mi familia. Era nieto de don Pedro Aguilera Utreras (un veterano de la Guerra del Pacífico) y de doña Eumenia Aguilera Aguilera. Esta última fue hija de don Santos Aguilera Marchan, quien a su vez era hermano de mi bisabuelo Domingo Aguilera Marchan.

En el responso efectuado en el Cementerio de la localidad, gracias a la petición que mi hizo su hijo Pedro Hernández Cisternas, tuve la oportunidad de decir unas palabras sobre mi lejano pariente, en especial sobre sus valores morales y su amor por su tierra, transmitidos desde generaciones en la familia, entre cuyos integrantes estuvo su abuelo Pedro Aguilera Utreras, quien a la edad de 16 años se enroló en las fuerzas que conformaron el Batallón Chillán, futuro Regimiento Chillán que participó en la Guerra del Pacífico, hacia finales del siglo diecinueve.

Un hecho importante en mi vida fue alcanzar a compartir con don Pedro Hernández Aguilera en dos oportunidades, ya que los ancianos miembros de la familia van desapareciendo y sus recuerdos sobre los ancestros se van con ellos. Por ello es que me hallo empeñado en descubrir a estos miembros de la familia, para alcanzar a rescatar la historia de quienes la vivieron y quienes han aportado sus valores al patrimonio familiar.