martes, 27 de enero de 2009

El Diario Austral, con las noticias del ayer

Antiguo edificio del Diario Austral de Temuco

Nuevo edificio del Diario Austral de Temuco

En varias oportunidades he tenido acceso a ejemplares de periódicos y diarios, o a porciones de éstos, que tienen una antigua data. Éstos me transportan a varias décadas atrás y, dependiendo de su línea editorial o con la mirada de las agencias de noticias contratadas, me he enterado de los acontecimientos locales e internacionales ocurridos en aquellas pretéritas épocas. El fin de semana pasado pude ver varias portadas del antiguo diario de la ciudad de Temuco: El Diario Austral. Las páginas que pude ver correspondían a portadas de ediciones del mes de marzo del año 1939 y hasta del mes de mayo del año 1940. Todas ellas tenían un formato enorme, como las de "El Mercurio" de Santiago de Chile; olían a rancio y estaban en una condición muy frágil. La información que presentaban estas porciones de aquellos ejemplares era completamente sobre el desarrollo de las tensiones en Europa, que más tarde desencadenaron en la Segunda Guerra Mundial y cuyos hechos hoy forman parte de la Historia Universal. Es tremendamente interesante enterarse de los hechos cuando estaban frescos, ya que la historia elimina muchos detalles que ahora son desconocidos ahora, 70 años después.

Interesante el decreto que prohibe el comercio ambulante en el centro de Temuco

Otro aspecto digno de mencionar, son las publicaciones de la llamada "Guía Profesional", en la que distinguidos, o no tanto, profesionales publicitaban sus servicios; así también la propaganda para la venta de bienes y servicios diversos, así como avisos hasta jocosos en ésta época (como aquel en que se anuncia la pérdida del perro "Trapito"); también los hechos ocurridos en el diario vivir de una nación, y que dicen relación con el comportamiento social, que ha sido el mismo en todas las épocas, ya que el ser humano no ha cambiado mucho en el transcurso de los siglos, diferenciándose una era de la otra solamente en lo referente a las tecnologías y técnicas que aparecían, y que hoy siguen apareciendo y acompañando a las gentes.


Encontré noticias que podrían ser las de ayer, por lo que cobra notable validez la sabia letra del famoso tango "Cambalache", la que expresa:

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...